ALEGRÍA, viaje hacia la Luz — Cooperación con Alegría

Os invitamos a ver, escuchar, vivir y sentir el vídeo que explica el origen de la ONG Alegría Sin Fronteras. Gracias a Juan Carlos y a todo el equipo de Tarannà Viajes por la gran elaboración del vídeo. Gracias Guillem Trius por algunas de las imágenes del vídeo. Ha sido un gran placer trabajar […]

via ALEGRÍA, viaje hacia la Luz — Cooperación con Alegría

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

No sólo las princesas sueñan — Cooperación con Alegría

No sólo las princesas sueñan “Quiero ser enfermera” me dice Nassaneth, a la luz de la vela, único punto de luz en la habitación, mientras un destello de luz ilumina su cara, es su mirada. Me encuentro sentado en un banco de madera, con la espalda apoyada en la húmeda pared, hecha a base […]

via No sólo las princesas sueñan — Cooperación con Alegría

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

“Conocer una sola lengua, un solo trabajo, una sola costumbre, una sola civilización, conocer una sola lógica es una prisión” — Cooperación con Alegría

“Conocer una sola lengua, un solo trabajo, una sola costumbre, una sola civilización, conocer una sola lógica es una prisión” Teodoro Ndjock Ngana Debemos ser humildes para aprender, para escuchar, para admirar, para abrir nuestra mentes, nuestro horizonte, nuestra Alma Aprender nos enriquece Aprender nos hace más libres. He aprendido Aprendo cada día. Cada día […]

via “Conocer una sola lengua, un solo trabajo, una sola costumbre, una sola civilización, conocer una sola lógica es una prisión” — Cooperación con Alegría

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Toda la sangre es roja — Cooperación con Alegría

Toda la sangre es roja Hoy quiero invitaros a la reflexión, Hoy quiero compartir el siguiente poema con cada uno de vosotros un precioso poema de Ndjock Ngana ¿Quién puede derramar sangre negra sangre amarilla sangre blanca medio-sangre? La sangre no es india, polinesia o inglesa. Nadie ha visto jamás sangre judía sangre cristiana […]

via Toda la sangre es roja — Cooperación con Alegría

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Today is an important day — Cooperación con Alegría

Ani issinif asi jirachasa jira Bagaa Nagaa Duphtan! Ba’yee Galatoma! Guayyan har’aa kun guyaan barbachisadha. Guyyaa har’aa guyyaa addatti. Guyyaa har’aa anaaf Guyyaa addatti. Guyyaa har’aa kun guyyaa addatti hundaa keenyaafuu. Har’aa guyyaan kan gareen walwagiin hojjachun iti jalqabnu. Har’aa ani qama garee keessaniti. Ani issinif asi jirachasa jira. Hundi kessanu ummata baa’yee barbachisadha. […]

via Today is an important day — Cooperación con Alegría

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

No quiero ayudar — Cooperación con Alegría

No quiero ayudar No, no quiero ayudar a perpetuar la dependencia, el colonialismo, la desigualdad. No quiero ayudar. Quiero trabajar para la construcción de un mundo de igual a igual, de tú a tú, horizontal, con ellos, entre ellos Para ello debemos igualar, toca empatar el partido, empoderar, empezando de niños y niñas, empezando por […]

via No quiero ayudar — Cooperación con Alegría

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Videos in Gambo Hospital, Ehiopia — Cooperación con Alegría

Gambo (Ethiopia) The Hospital of JOY and Love for Neglected People with Leprosy, Tuberculosis, Malnutrition, AIDS Song by Pau Donés (Jarabe de Palo) Gambo (Ethiopia) The Hospital of Neglected People: Leprosy, Tuberculosis, Malnutrition, AIDS Today the Ministry of Health classifies Gambo as a District Hospital, and Gambo is responsible for upholding the national standards […]

via Videos in Gambo Hospital, Ehiopia — Cooperación con Alegría

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Videos in Gambo Village, Ethiopia — Cooperación con Alegría

A life in Gambo Gambo Community Living With Leprosy

via Videos in Gambo Village, Ethiopia — Cooperación con Alegría

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Una mirada reflexiva sobre l’epidèmia d’Èbola

La Comissió d’Ètica i medicaments de Justícia i Pau reflexiona en aquest article sobre l’actualitat que envolta l’Ebola, un virus conegut des dels anys setanta, quan es van identificar els primers brots, però que fins ara no havia merescut tanta atenció. La diferència, ara, és la dimensió del brot que ha arribat a afectar zones urbanes i  diferents estrats socials.

Anteriorment,  havien  estat confinats en zones rurals i aïllades, que junt amb l’alta mortalitat permetien que el brot es pogués controlar ajudat per aquestes circumstàncies naturals.  En tot cas, el fenomen actual dona peu a una sèrie de reflexions que volem compartir.

En primer lloc, a ningú li passa per alt el contrast entre els mitjans desplegats per repatriar alguns afectats per la infecció dels Estats Units, Espanya i darrerament també a Alemanya (avions medicalitzats, corrues d’ambulàncies i plantes senceres d’hospitals a la seva disposició), amb la manca de recursos sanitaris dels països afectats. Fins ara, l’únic que s’ha mostrat efectiu per disminuir la letalitat del Ebola és un diagnòstic precoç i un tractament simptomàtic intensiu. I això només és possible amb un sistema sanitari amb recursos suficients, els mateixos recursos que calen per establir una vigilància epidemiològica eficaç per prevenir i controlar els brots. No és el cas de Sierra Leona o Libèria, dos dels països més pobres del món, si bé la situació darrerament sembla fora de control i pot arribar a no ser així (que la malària sigui més mortífera).

No es tracta de ser demagog. Ens hem de felicitar per la solidaritat nacional que es mobilitza tan eficaçment per salvar una vida humana, perquè és un indicador positiu de tota societat assolit molt recentment i no a tot arreu. Però alhora exemplifica d’una forma aguda que la prevalença, morbiditat i mortalitat de la majoria de malalties, estan relacionades amb la pobresa, com molt bé assenyalava en un recent article de la sociòloga Sara Moreno (“Ebola, un virus injust i evitable”, Diari ARA 2/9/2014). També ens hem de plantejar la inquietant pregunta si a voltes les accions considerades com a morals o ètiques no són també una qüestió de luxe.

La segona reflexió és sobre el paper dels mitjans de comunicació, que utilitzats honestament rescaten de l’oblit situacions oblidades, però alhora poden generar alarmes injustificades o ignorar-ne d’altres.  A un brot epidèmic sempre l’acompanya un brot psicològic. I obre les portes a la manipulació. La quasi oblidada pandèmia de la Grip A va tenir molt més de pandèmia psicològica i comunicativa que efectes reals sobre la salut. En el cas del Ebola hi ha un valor diguem-ne cinematogràfic que el fa informativament molt atractiu, però pot alhora quedar-se en la superficialitat si no ajuda a mirar més enllà de la imatge de personal sanitari vestits com astronautes transportant morts amb sacs de plàstic. Sempre cal assegurar la llibertat dels mitjans de comunicació, que puguin posar lliurement el focus on sigui, i alhora poder contrastar la informació per dimensionar allò que se’ns explica, conèixer la complexitat d’aquestes realitats i no oblidar-ne d’altres. De fet, un aspecte que ha passat desapercebut en els mitjans de comunicació massius ha estat les limitacions de l’ajut internacional denunciades per Metges Sense Fronteres.

El dia 24 de juny la ONG va reclamar la intervenció de la Organització Mundial de la Salut (OMS), tot anunciant amb desesperació que l’epidèmia estava fora de control, però no va ser fins al 31 de juliol que la OMS va aprovar l’enviament de recursos a la zona. Aquest retard en la resposta governamental no rau únicament en el fet que la pròpia OMS considerés que l’epidèmia no tenia un potencial pandèmic (un país amb un sistema sanitari robust pot contenir fàcilment la malaltia), sinó també en les retallades que els propis governs han aplicat al pressupost de la OMS per a respondre a crisis o brots epidèmics, que s’ha vist reduït pràcticament a la meitat entre els exercicis 2012-13 i 2013-14.

La tercera reflexió neix de la comprensible alarma generada a nivell mundial. Les comunicacions per avió i el fet que hagi arribat a zones urbanes i a diferents estrats socials, obren la possibilitat que el virus en poques hores es pugui traslladar a qualsevol lloc del planeta (com de fet pot ocórrer per quasi qualsevol altra agent infecciós). Ja no hi ha alarmes locals. Objectivament parlant és el potencial d’aquesta epidèmia el que més preocupa, perquè avui per avui, un habitant de Libèria o Sierra Leona, des d’un punt de vista estadístic ha de continuar tement més la malària, per posar un exemple, i nosaltres que ens fulmini un llamp.  Per això també és adient, com s’ha fet ja, de recordar que des que va començar el brot han mort milers de nens per malària, pneumònia i diarrea, per dimensionar com cal la situació. Alhora, la reacció  per desplegar els mitjans sanitaris per controlar el brot no hauria de ser simplement de causa-efecte quan es veuen, ni que sigui de lluny, les orelles del llop des de casa nostra.

La simple solidaritat hauria de ser prou motiu per desplegar els recursos necessaris per prevenir el Ebola, i si amb això no n’hi ha prou, l’interès egoista també ho justificaria. No seria la primera vegada que se’ns importa una pandèmia i que s’ha estès per desídia. El cas del VIH/Sida és paradigmàtic. Quan es va identificar la malaltia, curiosament no gaire més tard que es caracteritzés l’Ebola, va ser quan es van detectar els primers casos entre la comunitat homosexual a San Francisco, als Estats Units, a finals dels anys setanta. Ara sabem que el virus portava decennis, si no més, circulant entre les poblacions Africanes (com de fet ho deu haver estat fent l’Ebola), i que després de ser reconegut es varen perdre uns anys crucials, la primera meitat dels vuitanta, en els quals s’hauria pogut atenuar la seva expansió en el continent africà amb molts menys recursos dels que ara són necessaris (si existeixen), quan la malaltia ha adquirit proporcions de pandèmia crònica.

En connexió amb el punt anterior, es parla ara dels tractaments experimentals que encara no han fornit d’evidències sobre la seva eficàcia, però és evident que l’Ebola ens ha sorprès amb els pixats al ventre. Si bé és comprensible que la desesperació dels agents mèdics de la zona convidi a la utilització experimental dels tractaments que encara es troben en fase de desenvolupament, seria important no perdre de vista que l’experimentació en humans (fins i tot quan es tracta d’un ús compassiu) té implicacions ètiques de gran calat i que, en aquest cas, caldria garantir —com a mínim— la transparència en aquests procediments. També és un fet evident que la recerca en l’àmbit bio-sanitari està dirigida vers els problemes de salut dels països més rics, on hi ha el mercat farmacèutic. Si bé això és lògic des d’un punt de vista mercantilista, també seria hora que s’endegués una iniciativa a nivell internacional auspiciada per la ONU i la OMS, per establir una agenda de recerca més adequada, tant a nivell qualitatiu com quantitatiu, a les necessitats reals i els perills potencials per la salut de la població des d’una perspectiva mundial i que sigui independent del mercat farmacèutic. Ja no és només una qüestió de justícia, sinó com demostra el virus del Ebola i el VIH/Sida, també ho és de sentit comú per evitar mals majors.

I finalment, recordar que la mesura més eficaç per promoure la salut en un sentit ample del terme, continua essent la promoció humana en totes les seves dimensions i l’equitat social.

Article de la Comissió d’Ètica i Medicaments de Justícia i Pau

Publicado en El negoci de la salut, Notícies | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

“La inequidad mata”

“La inequidad mata” por Stephen Bezruchka, en “Los peligros de Nuestra creciente desigualdad” por David Cay Johnston. 2014. Publicado por The New Press, 02 de abril 2014. Boston Review

En el condado de Los Ángeles 2,2 millones de personas no tienen seguro de salud, lo que incluye a 227,000 niños pequeños y en edad escolar. Durante casi 200 años América fue uno de los países más sanos, pero hoy en día, más de treinta países tienen una salud mejor, medida por distintos indicadores. ¿Qué pasó? Para responder a esta pregunta, hay que distinguir entre salud y cuidado de la salud (o atención sanitaria), que es un concepto mucho más limitado.

Se puede pensar que la responsabilidad de que disminuya la salud, no es el cuidado de la salud, sino los comportamientos relacionados con la salud individual, Sin embargo, los estadounidenses fuman menos que en otros países más saludables, por lo que el tabaco, aunque importante, no es una causa que explique las diferencias de mortalidad. Muchos ven a la educación como la solución a una amplia gama de problemas, como puede ser la dieta, pero el  promedio de años de escolarización es más alto en EEUU que en cualquier otro país del mundo…

En 2013, el Instituto de Medicina (IOM) de EE.UU. publicó un libro “Salud en EE.UU. una Perspectiva Internacional”: Vidas más cortas, peor salud”. El informe de la IOM daba datos  espantosos sobre la violencia y las muertes por armas de fuego en los Estados Unidos incluyendo  los tiroteos en las escuelas; pero, pese a ser muy trágico, la violencia juvenil es una causa insignificante de mortalidad global.

Lo más importante del informe es que analiza los factores de mortalidad, comprobando que se sustentan en el sistema político: la pobreza, la desigualdad de rentas, la baja condición social, el estrés o la epigenética (factores sobre el genoma que están influenciados por factores ambientales y que se transmiten de  generación en generación). Estas asociaciones permanecen enterrados en la investigación académica pese a que sabemos, por ejemplo, que aproximadamente la mitad de nuestra salud como adultos está programada desde el momento de la concepción hasta los dos años de vida. Por tanto, la importancia de estos “primeros mil días” explica muchas de las  dificultades que tienen  las políticas a corto plazo para mejorar la salud. Mientras que la intervención y el apoyo social en ese periodo de la vida de los primeros mil días, es de la misma relevancia para la salud que, por ejemplo, los sistemas de saneamiento públicos de agua potable, el tratamiento de aguas residuales, las vacunas, y otras medidas básicas de salud pública.

Las tasas de mortalidad infantil en el primer año de vida, son una medida especialmente sensible de la salud de una población. De acuerdo con un informe del CDC, publicado en 2013, nuestra tasa de mortalidad infantil es de aproximadamente 6,1 muertes por cada mil nacidos vivos. Suecia tiene una tasa de mortalidad infantil de menos de la mitad: 2,1 muertes por cada mil nacimientos. Cuarenta y siete bebés no morirían si tuviéramos la tasa de muertes infantiles de Suecia, y esta tasa de mortalidad infantil es debida a la estructura de la sociedad en EEUU, y  es impropia de un país rico en recursos.

Cada vez hay más pruebas de que el factor responsable de la relativamente mala salud en los Estados Unidos es la creciente desigualdad. Es el elemento central, la causa aguas arriba en el informe de la IOM: Un sistema político que fomenta la desigualdad limita el logro de la salud.

Un estudio reciente de Harvard estima que una muerte de cada tres en este país es el resultado de una gran brecha económica y social entre ricos y pobres. La desigualdad mata a través de la violencia estructural, aunque no haya  pruebas irrefutables de la letalidad de esta forma de violencia. La última parte del informe de la IOM es una llamada a la acción: ya sabemos lo suficiente para actuar sin necesidad de más investigación, hay que alertar a la opinión pública sobre nuestro estado de salud y sobre la necesidad de  un debate nacional sobre este problema.

Pero, ¿quién debería llevar adelante este debate? Los científicos no son claramente la mejor fuente de información, ya que una gran parte de la opinión pública estadounidense desconfía de la ciencia, de los organismos científicos y de su conocimiento. Por ejemplo, a pesar de la evidencia científica, los estadounidenses creen menos que las personas de otros países ricos en el cambio climático o en la teoría de la evolución.

Los agnósticos, esto es,  los que introducen la ignorancia en el debate científico, han trabajado duro para crear una opinión pública desinformada en los EEUU. Los medios de comunicación juegan un rol fundamental y parecen ignorar el impacto de la desigualdad y casi nunca señalan que el estado de salud en EEUU es deficiente con relación a otras naciones. Por su parte, muchas organizaciones  filantrópicas no gubernamentales se ocupan  sobre todo de los síntomas de nuestra sociedad enferma y no de las condiciones básicas que causan la enfermedad.

Crear conciencia y comprensión de las deficiencias en salud y sus causas, es el  gran desafío, porque los estadounidenses no son conscientes de la desinformación a que están sometidos, del proceso de  “elaboración del consentimiento” que se incorpora al imaginario de las personas. Hace unos años el lema ampliamente repetido era “Irak tiene armas de destrucción masiva”, el  público enfurecido apoyó la  invasión, a pesar de que no existía ninguna evidencia al respecto.

Para salvar a los cuarenta y siete bebes cada día hay que transmitir tenazmente el mensaje de que: “los estadounidenses mueren más jóvenes que en otras naciones ricas”, dirigido a la opinión pública, los gobiernos locales y municipales,  la administración nacional, el Congreso y los tribunales. Sólo la comprensión generalizada del problema al que enfrentamos nos llevará a desarrollar soluciones efectivas.

El público de EE.UU. es en general ignorante de algunos buenos ejemplos, de “lo que se puede hacer”, tomados de países europeos. En 1969 un presidente republicano propuso un Plan de Asistencia Familiar que habría garantizado un ingreso básico para todas las familias estadounidenses. Se trataba de hacer desaparecer la pobreza del país. El proyecto de ley del presidente Nixon lo aprobó la Cámara de Representantes, y luego languideció en el Senado y finalmente murió después del escándalo Watergate.

Deberíamos de empezar por la concesión de permisos retribuidos y ayudas a la familia, desde el embarazo, continuando durante los dos primeros años después del nacimiento. Los mil primeros días son decisivos y es cuando el bienestar y el cuidado de los padres tienen importantes beneficios para la salud de toda la población.

La lucha contra la desigualdad tiene, pues, un mayor impacto en la salud que cualquier otra intervención más directa de “salud”. Podríamos seguir el ejemplo de otros países, y considerar la posibilidad de cerrar la escala salarial dentro de las empresas; Suiza, por ejemplo, se ha propuesto que la relación salarial del Director Ejecutivo con el trabajador peor pagado no deba superar 12:01. Podríamos volver a los tipos impositivos máximos, gravar a las empresas con tasas más realistas que reflejen sus niveles de beneficios. Estos esfuerzos tendrán, naturalmente, la resistencia de las élites, aunque el 1 por ciento también será más saludable cuando haya menos desigualdad. Otras medidas beneficiosas son las empresas propiedad de los empleados o los bancos públicos, como una alternativa a los corporativos con ánimo de lucro, y que podrían estabilizar la economía pública. Dakota del Norte ha tenido un banco estatal desde hace más de noventa años, y el estado sufrió mucho menos la crisis económica que el resto del país. Las políticas actuales del gobierno sólo sirven a los ricos. El cambio de este desequilibrio de poder es el verdadero reto al que nos enfrentamos.

Los gobiernos tienen que establecer metas de salud y estrategias de salud pública con iniciativas de cambios sociales y económicos significativos para que todos puedan tener la oportunidad de  una vida larga y saludable.

Cada día que nos retrasemos, otros cuarenta y siete bebés estadounidenses morirán innecesariamente.

 

Publicado en Notícies | Etiquetado , , , , | Deja un comentario